El origen del hombre

Posted on 16 enero, 2009 por

1


12                                                  EL ORIGEN DEL HOMBRE

Cómo están mis amigos, quien les habla Rubén Díaz en un nuevo encuentro del programa radial Meditaciones Cristianas: en el libro de Génesis encontramos con una excelente sencillez el relato de cómo fue que Dios formó al primer hombre; dice allí que tomando el Creador del polvo de la tierra, le dio forma y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente. Este versículo de la Biblia donde se detalla la formación del hombre nos ayuda a entender porque en el organismo del hombre, existe un predominio de elementos que justamente encontramos en el suelo de nuestro planeta. Podría nombrar por lo menos unos 16 elementos que se encuentran abundantemente en la tierra que está debajo de nuestros pies y señalo algunos de ellos. el calcio, el carbono, el cloro, el flúor, el hidrógeno, el yodo, el hierro, el magnesio, el manganeso, nitrógeno, oxígeno, fósforo, potasio, silicona, sodio y azufre. Todos estos minerales que les he nombrado representan el 6% de nuestro organismo, por lo tanto necesitamos reponerlos, y para que puedan ser absorbidos, es necesario que estos elementos inorgánicos sufran una transformación en minerales orgánicos. Este cambio es posible solo con la participación del reino vegetal, las plantas absorben estos minerales en su proceso de alimentación por medio de sus raíces y transforman en un elemento factible de ser aprovechado por los organismos vivos entre ellos el hombre, esta es la forma que incorporamos los minerales de la tierra a nuestro cuerpo. Cuando analizamos todo el proceso de alimentación, metabolismo y eliminación uno puede comprender que el hombre, de una forma muy llamativa, se encuentra constantemente tomando y desechando elementos del suelo y que le son propios a su mismo organismo. El niño crece y llega a ser adulto mediante una permanente toma de  materiales nuevos que provienen directa o indirectamente del polvo de la tierra. La Biblia enseña que el hombre proviene del polvo de la tierra, por lo tanto no debe extrañarnos que la mayor parte de lo que necesite para su desarrollo provenga del mismo suelo. Dijo Dios porque polvo eres y al polvo volverás. Pero está el aspecto inmaterial del hombre que no ha sido formado del barro, sino que proviene del aliento de vida que Dios soplo en la nariz del primer hombre, ese aliento de vida es alma. Por tanto debe volver a Dios. El cuerpo cuando muere vuelve al polvo de donde ha sido tomado, pero su lama vuelve al creador quien le dio la vida. Esto material del hombre juntamente con su alma invisible, forman una unidad, que para poder separarlo hace falta la muerte. Jesús dijo no temáis a los que matan el cuerpo, mas el alma no pueden matar, temed más bien a aquel que puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno. Cuando el cuerpo y el alma se separan, es porque la muerte ha hecho su aparición, ese es el momento cuando cada cual vuelve a su lugar de origen. El cuerpo vuelve al polvo de donde fue tomado y el alma vuelve al creador. Sin embargo no podríamos decir que todas las almas volverán a Dios. Porque él dijo el alma que pecare esa morirá. Estará eternamente separado de su creador. Por eso mi amable escucha quisiera hacerte una solemne invitación. Presta atención a tu alma. si tu alma sigue en la condición de pecador. Si sigue en el camino de la desobediencia. Si no ha sido redimida por la sangre de Cristo. Debes saber que su destino final es la condenación eterna. Levanta tus ojos al cielo. Y busca en la presencia de Dios el perdón. La salvación y la vida eterna que solo puedes recibir por Cristo Jesús. Caminemos este día tomados de la mano de Dios. Si deseas recibir alguna orientación espiritual o estudiar la Biblia en tu casa, estamos ofreciendo el curso Bíblico por correspondencia que puedes solicitar llamando al teléfono 447726 o escribiendo al correo electrónico diazjure@hotmail.com y con mucho gusto te vamos a responder, esperando que el programa haya sido de ayuda espiritual para tu vida, me despido hasta un nuevo encuentro. Y que Dios te bendiga

Posted in: Meditaciones