Fe en Jesus

Posted on 10 septiembre, 2008 por

1


Como están mis amigos, en épocas pasadas, en tiempos del antiguo testamento, cuando una persona cometía algún pecado, alguna ofensa contra cualquiera de los mandamientos de Dios, el trasgresor debía venir ante el altar de Dios escogiendo una víctima que pudiera sacrificar por su pecado, un cordero de la manada sin defecto, y lo entregaba al sacerdote quien hacía el oficio de interceder delante de Dios. el sacerdote tomaba el animal escogido y con un cuchillo abría a la víctima colocándole encima del altar. Entonces el trasgresor de quien era la ofrenda se acercara hasta el al altar y colocaba sus manos sobre la cabeza de la víctima, simbolizando de esta forma que todos sus pecados, sus errores, sus fracasos eran transmitidos al cordero sacrificado, y el quedaba libre ante Dios.

Dando cumplimiento a la sentencia de Dios, el alma que pecare esa morirá, y en realidad ese animal inocente ocupaba el lugar del pecador. Esta es una figura de lo que El Señor Jesucristo hizo por nosotros en la cruz del calvario, Por eso La Biblia lo presenta a el como “el cordero de Dios que quita el pecado del mundo”, porque el fue sacrificado en lugar nuestro sobre el altar de la cruz. En aquel día, fueron cargados sobre el, el pecado de toda la humanidad, es como si todos nosotros nos acercáramos al altar y colocáramos nuestras manos sobre su cabeza, transmitiéndole toda la carga de nuestros pecados, esta verdad lo encontramos en el libro de Isaías cap. 53 donde dice, mas el herido fue por nosotros, molido por nuestros pecados, el castigo de nuestra paz fue sobre el y por sus llagas fuimos nosotros curados. Mediante ese sacrificio en la cruz, el pecador ha sido declarado libre de toda culpabilidad, de toda condenación, de toda carga del pecado, porque Cristo Jesús ocupo nuestro lugar y murió por nuestra causa allí. Ahora, mi amigo oyente queda aun un detalle mas que debemos considerar, Dios en su grande amor proveyó el sacrificio para que tu y yo no tuviéramos que cumplir con su sentencia. El alma que pecare esa morirá. pero con la condición es que cada uno acepte este regalo, este don.

Por eso dice la Biblia que la salvación es un regalo. Es un don de Dios, no por obras para que nadie se gloríe. el sacrificio esta hecho, el decreto que pesaba sobre nosotros fue anulado, somos declarados libres de la condenación, pero es necesario que tu aceptes, dice la Biblia, el que cree no es condenado, porque ha aceptado el sacrificio de Cristo, pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito hijo de Dios, no ha aceptado al cordero de Dios, no ha aceptado a Jesucristo, recíbelo en tu corazón y serás salvo. Caminemos este día tomados de la mano de Dios

Orador Dr. Ruben Diaz Jure

Anuncios
Posted in: Meditaciones