Hacedlo de corazón

Posted on 5 septiembre, 2008 por

0


Como están mis amigos, cada día de nuestra existencia nos encontramos con la ineludible responsabilidad de cumplir con nuestro deber cotidiano, el hombre en su trabajo, la ama de casa en su hogar, el estudiante ante sus lecciones, a cada uno le corresponde hacer lo suyo, es verdad que algunos lo harán con responsabilidad, pero otros con desgano o tal vez con indolencia.

En la Biblia en la Palabra de Dios encontramos una buena receta para hacer de nuestro día de trabajo el mejor, dice el Señor en su palabra, y todo lo que hagáis hacedlo de corazón como para el Señor y no para los hombres, sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa, porque a Cristo el Señor servís. este consejo de la Palabra de Dios no era solo para los antiguos, sino también para nuestra época actual.

Se cuenta que en el siglo XVIII en la ciudad de Hartford, en plena luz del día la población había quedado en total oscuridad debido a un eclipse solar, la gente muy asustada comenzaron a correr de aquí para allá, se dirigía a los templos cada cual según su creencia, otros caían de rodillas en el sitio donde se encontraban con sus miradas puestas en el cielo repetían sus oraciones, en esos momentos la cámara de representantes de la ciudad se encontraba reunida, como consecuencias de la inesperada situación la mayoría de sus miembros creyeron prudente suspender la sesión y volver a sus hogares para reunirse con los suyos, El coronel Davenport quien presidía la reunión dijo en voz alta, señores, puede ser que este sea el día del juicio final como la mayoría esta pensando o tal vez no, si no es el día final, no tenemos de que preocuparnos porque pronto ha de pasar este fenómeno,

Pero si en realidad es el día del juicio final, que otra cosa mejor podríamos hacer que al venir el Señor nos encuentre cumpliendo con nuestro deber, los hombres aceptaron la sugerencia del presidente de mesa, encendieron unas lámparas y continuaron la sesión hasta el final, mis amigos, es bueno recordar que cada día que pasa en nuestro andar diario puede realmente ser el ultimo, porque así lo ha establecido Dios, que llegará un día cuando todo termine y los hombres tengamos que dar cuenta a nuestro creador, pero es bueno también considerar que mientras esperamos ese día final, hagamos de cada día el mejor, cumpliendo con nuestro deber, realizando nuestras obligaciones de corazón, trabajando como para el Señor y no para los hombres, pero en primer lugar debemos tener la certeza de haber hecho lo correcto, de haber recibido a Jesús en el corazón, porque presentarnos ante Dios sin haber solucionado el tema del pecado sería catastrófico para el alma.

Por lo tanto amable escucha, si no tienes la certeza de tener al salvador en tu vida, te invito a recibirle en este momento, pídele a Dios en oración, que Jesucristo venga a morar en tu corazón, dice el evangelio de Juan en el cap. 12. y a todos los que le recibieron a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios. Caminemos este día tomados de la mano de Dios.

Orador Dr. Ruben Diaz Jure

Etiquetado:
Posted in: Meditaciones