El tren de la media noche

Posted on 18 junio, 2008 por

0


Como están mis amigos, nuestro transitar por este mundo puede ser comparado a la de un largo viaje. Un viaje que se inicia el mismo día en que nacemos, porque allí comienza a rodar la historia de nuestra existencia, que va extendiéndose a lo largo de nuestro peregrinar por este mundo. Hasta que el vigor decline y culminemos como todos los mortales en nuestra ultima estación sobre esta tierra, que es alguna fría abertura del algún mausoleo. para algunos podrá llegar a ser un largo viaje, porque alcanzan 8 o 9 décadas pero para otros podrá ser un pasar muy fugaz, porque parten de este mundo de los mortales a temprana edad. Y entre esos dos extremos de la vida existe una larga historia de oportunidades que el hombre tiene de conocer a su creador y obtener la salvación de su alma.

Esas oportunidades podría compararse con los horarios de partida de los diferentes trenes que parte de un anden hacia un destino determinado, que en el caso del alma es la salvación. Conozco personas que ya en su infancia han conocido las cosas de Dios porque nacieron en una familia cristiana, pero nunca han aceptado. Es como el tren que parte de la estación a primera hora de la mañana, pero que el interesado en viajar posterga pensando que un es temprano para embarcarse en un viaje de tal magnitud. Hay personas que logran escuchar acerca de la salvación en la etapa de la juventud, es como el tren que sale al medio día, cuando el sol esta en su cenit.

Pero el candidato al viaje piensa, tomaré ese tren mas tarde, en el próximo que salga. Y lo posterga nuevamente, cuando llega el declinar del día, silva el tren de las 5 de la tarde, es cuando el hombre ha llegado a la edad madura, y piensa, que sería bueno tomar ya ese tren, piensa en la hora avanzada, en los peligros de la noche, y cuando se dispone abordar, alguien conocido le distrae en el anden preguntándole, qué vas a hacer, el interesado en el viaje responde, voy a tomar ese tren, y el circunstancial amigo le responde, y porque te apuras, hay otro que sale mas tarde, igual podrás llegar a donde quieres ir. Y entretenido con las cosas de esta vida, pierde su oportunidad de abordar el tren que podría llevarle a una estación segura, finalmente suena el silbato del ultimo tren, el de la media noche, es cuando el hombre ha envejecido, sus ojos se oscurecieron y su vigor ya no es como en los años mozos, sus movimientos son lentos y torpes, quiere abordar el tren, pero no alcanza, porque cae en el apuro se lastima y no puede abordar el tren que ya comienza a partir.

El tren de la media noche es cuando alguien desea entregar su vida a Dios en el lecho de su muerte, Pero es bueno recordar que muy pocos lo consiguen, mi amable escucha, no pierdas tu oportunidad de viajar a la eternidad en el tren de la salvación. en ello te juegas el destino eterno de tu alma, dice Dios en su Palabra. Buscad a Dios mientras pueda ser hallado. Llamadle en tanto esta cercano, y hoy es el día de salvación hoy es el tiempo de aceptar a Cristo en el corazón, Jesús dijo. Yo soy el camino la verdad y la vida. Nadie viene al Padre si no es por mi. caminemos este día tomados de la mano de Dios

Orador: Dr. Rubén Díaz Jure/ email: diazjure@hotmail.com

Etiquetado:
Posted in: Meditaciones