El arrepentimiento

Posted on 18 junio, 2008 por

1


Como están mis amigos, en el evangelio de Lucas en el capítulo 13 podemos leer las siguientes palabras del Señor Jesucristo. Dijo a sus oyentes, Pensáis que aquellos 18 sobre los cuales cayó la torre en Siloe eran más culpables que todos los hombres que habitan en Jerusalén. Os digo no, antes si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente. Era un tema extremadamente delicado y a la vez aclaratorio para los mismos discípulos que seguían a Jesús. Porque era muy común en ese tiempo, que los religiosos enseñaran que si alguno caía en cierta desgracia era sencillamente las consecuencias de su vida de pecado. Una prueba palpable de que había transgredido la ley de Dios.


Y los que estén viviendo en prosperidad, sin sufrir contratiempo alguno era una buena señal de la bendición celestial. Que lejos de la verdad se encontraban tales maestros. Porque Jesús les recordó la desgracia de aquellos 18 infortunados sobre quienes cayó una torre, sin embargo les dijo. Que culpables en realidad eran también todos ellos porque no se habían arrepentido. Es decir que la palabra clave en este pasaje es el arrepentimiento, y alguno de mis oyentes se preguntara, y que es el arrepentimiento, en cierta ocasión Jesús pasando por la ciudad de Jericó se encontró con un conocido hombre de la ciudad, rico, pero despreciado por los judíos.


Este personaje había amasado su fortuna con deshonestidad, porque era recaudador de impuestos, cuando conoció a Jesús lo recibió en su casa y organizando una gran cena dijo en medio de la fiesta. Señor, la mitad de mis bienes doy a los pobres y si en algo he defraudado a alguno lo devuelvo cuadruplicado, entonces Jesús escudando estas palabras dijo en voz alta, hoy ha venido la salvación a esta casa. Mis amigos, el arrepentimiento no es solamente una expresión de palabras, tiene que haber una acción, primero un reconocimiento de haber pecado, de haber ofendido a Dios, pero también debe haber restitución, y fue lo que hizo Zaqueo, devolvió lo que había robado al pueblo, y además hubo un abandono de la antigua practica de robar, Jesús dijo a sus discípulos, os digo que si no os arrepentís todos pereceréis igualmente.


Y ese es un mensaje vigente hasta hoy. La palabra clave de la Biblia es el arrepentimiento. Pero el arrepentimiento debe acompañarse de un reconocimiento de pecado, seguido del abandono del pecado. y por sobre todas las cosas una restitución en el caso de que hubiere algún fraude en la vida pasada. En ningún lugar de las escrituras encontramos que el recibir a Cristo y convertirse en un cristiano es como arrojar una sabana y cubrir todo lo defraudado en la vida anterior, como si se tratara de un blanqueo. Zaqueo devolvió lo robado y el hijo prodigo volvió arrepentido y no exigiendo ser considerado más un hijo por haber despilfarrado la fortuna de su padre. Sino ser tratado como a uno de los siervos.


Jesús dijo. Si no os arrepentís todos pereceréis igualmente. Ojala mi amigo oyente que tu vida cristiana tenga un comienzo como debiera ser. Con arrepentimiento que incluye reconocer, abandonar la vida pasada, y restituir el daño causado en la vida anterior. Para luego comenzar una nueva vida con Cristo el señor. Caminemos este día tomados de la mano de Dios.

Orador: Dr. Rubén Díaz Jure/ email: diazjure@hotmail.com

Posted in: Meditaciones