Alabadle con Salmos

Posted on 18 junio, 2008 por

0


Cómo están mis amigos, dice el salmo 147: Aleluya, Alabado sea el Señor, Cuán bueno es cantar salmos a nuestro Dios, El hermoso libro de los salmos se cierra con un grupo de cinco composiciones finales que se caracterizan por comenzar y terminar la poesía con un aleluya, es decir que la nota principal y exclusiva de estos salmos es la alabanza, en ninguno de sus párrafos aparecen expresiones de angustias o la confesión de culpa alguna. En esta etapa final de la composición el salmista solo alberga en su corazón sentimientos intensos de gratitud. Y va describiendo cuales eran esos motivos de gratitud al Señor.

Los capítulos anteriores de los salmos, uno puede percibir tremendos sentimientos de desaliento, de angustia de dolor por motivos de la persecución de sus enemigos, por las diferentes pruebas que su corazón tuvo que soportar sin comprender los propósitos, pero el salmista aun en medio de la prueba entonó cánticos a Jehová. Peor ahora que todas las razones de angustia han sido borrados por Dios, surge en su corazón incontenibles argumentos para entonar su canción. David Cantó porque ha visto la mano poderosa del creador sustentándolo en la angustia. Y compuso esta canción porque las promesas del Señor han sido fieles. Y dice en su canción, bueno es alabar a Dios porque el es quien edifica a Jerusalén, ha hecho en el pasado, y lo está haciendo en el presente, a pesar del peligro y de las amenazas que reina a su alrededor, Dios está edificando la ciudad que lleva su nombre, Jerusalén, Es bueno alabar a Dios porque el prometió recoger a los desterrados de Israel y lo cumplirá, la generación actual está viendo como se cumple esta promesa Divina, El dijo que recogerá a los desterrados de Israel, aunque se encuentren en los confines de la tierra. Nada podrá impedir que el los junte.

Es bueno alabar a Dios porque el sana a los quebrantados de corazón y venda sus heridas. Dos astrónomos de la Universidad de Harvard descubrieron un gran muro de galaxias que estiman tienen 500 millones de años luz de longitud, 200 millones de años luz de anchura, y 15 millones de años luz de espesor. Un año luz equivale a la distancia recorrida por la luz en un año, estas cifras son sobrecogedoras. Y mi amable escucha este mismo Dios que ha creado todas estas galaxias y las sostiene con el poder de su mano, esas manos que sostienen el universo, son las manos que utiliza para tocar tiernamente las vidas de hombres y mujeres que sufren. Los sana con su amor incomparable, mitiga la angustia y extiende su mano de ayuda al quebrantado, es bueno alabar a este Dios, el dijo, venid a mi todos los que estáis trabajados y cargados que yo os haré descansar, poned mi yugo sobre vosotros y aprended de mi que soy manso y humilde de corazón y hallareis descanso para vuestras almas.

No se si alguna vez has tenido la oportunidad de recibir en tu corazón a este Dios tan grande, pero te invito en este momento ha hacerlo. El dijo yo estoy a la puerta y llamo si alguno oye mi voz y abre la puerta, yo entraré a el y cenaré con el y el conmigo. Caminemos este día tomados de la mano de Dios

Orador: Dr. Rubén Díaz Jure/ email: diazjure@hotmail.com

Posted in: Meditaciones