Examinado

Posted on 16 junio, 2008 por

0


EL DEDO DE DIOS inde set 06

Daniel 5:1-7, 22-28

Introducción: En los registros de la historia de la humanidad, el progreso de los acontecimientos, el surgimiento y la caída de los imperios, pareciera estar determinado por la voluntad del hombre, por su ambición personal, por la destreza de sus comandantes y por el poder de su ejército, Pero en la Palabra de Dios en este pasaje, nos descorre la cortina para que consideremos algo que se encuentra fuera del alcance de la comprensión humana, y consideremos en este día, que mas allá de las maquinaciones de los poderosos de la tierra, están los entretelones de la voluntad de Dios, quien toma las decisiones, y determina el rumbo y el destino de las naciones del mundo, y también del hombre en particular, porque todas estas cosas se encuentran única y exclusivamente bajo los designios de Dios y de su Soberano consejo.

Cuando uno analiza los detalles seculares de esta historia, se encuentra que Alrededor del año 605 A.C., el gran monarca Nabopolasar estaba elevando a Babilonia al sitial de una de las mayores potencias del mundo de aquella época; porque había vencido a la poderosa Siria, y dejado tambaleante al gran ejército egipcio. Cuando murió Nabopolasar, lo sucede en el trono su hijo Nabucodonosor, quien completa las resonantes victorias de su antecesor, y llega a establecer a Babilonia no solo como una gran potencia bélica, sino como uno de los mas destacados imperios de la historia de la humanidad.

Cuando Nabucodonosor muere. El imperio babilónico pasa a manos de su hijo Belsazar, que en realidad era su nieto, un joven de 20 años, quien rodeado de tanta riqueza, con tanto poder y gloria a su alcance, comenzó a utilizar todo su tiempo en fiestas, lujurias y parrandas. El Joven rey pensaba que no tenía de qué preocuparse, confiaba en la eficacia de su ejército, en fortaleza de la ciudad porque sus murallas eran macizas, con la anchura de una avenida, bordeado por el río Eufrates que le daban una tremenda protección, y un enorme protón de bronce en el frente. Que lo hacía prácticamente inexpugnable. En ese contexto de seguridad, se dedicó a vivir la vida, como si todo fuera solamente alegría y fiesta, sin embargo otra fue la realidad, el relato nos muestra que Donde pocos momentos antes había risas, comida, vino y baile, ahora bruscamente comienzan a verse rostros pálidos, con expresiones de terror. Algo había sucedido, una mano, un dedo que no era de hombre comenzó a escribir en lo encalado del palacio real, y que sin duda alguna, el mensaje que estaba dejando contenía mas bien conceptos de sentencia mas que de felicitación, ERA EL dedo DE DIOS que escribía.

el mensaje escrito en la pared: estaban expresados en lengua aramea: Mene que viene del verbo contar. Tequel. Que se utilizaba como el verbo pesar. Era para expresar cuando alguno pesaba algo en una balanza Uparsin o Peres que se usaba para formular el verbo dividir. Y que en este caso se estaba dividiendo su reino, su pertenencia, y aun su propia vida, porque se estaba a punto de ser separado su cuerpo mortal de su alma inmortal, porque debía regresar para dar cuentas al creador.

Pero hoy no vamos a centrarnos en la vida de este rey pagano cuyo fin ya conocemos, sino en la particular situación del dedo de Dios escribiendo un mensaje para que el hombre pueda conocer cual es su voluntad o determinación, y analizando las escrituras un encuentra que no ha sido la única vez que el Señor ha escrito algo para que el hombre lo considere. También Hubieron otras ocasiones cuando el así lo hizo. Y comencemos por uno de ellos

DESARROLLO

I-) EL DEDO DE DIOS ESCRIBIENDO SOBRE UNA TABLA PARA DAR A CONOCER SUS MANDAMIENTOS

Ya en los inicios de la historia del pueblo de Israel, aparece el dedo de Dios escribiendo sus mandamientos para el pueblo escogido y dice en el libro de:

Deut 9:9-1 Cuando yo subí al monte para recibir las tablas de piedra, las tablas del pacto que Jehová hizo con vosotros, estuve entonces en el monte, cuarenta días y cuarenta noches, sin comer pan ni beber agua, y me dio Jehová las dos tablas de piedra escritas con el dedo de Dios.

Es el único registro que nos revela que el Dios del cielo y de la tierra en persona haya escrito su voluntad y su ley para que le hombre pueda considerarlo y ponerlo por obra. Todo lo demás de su palabra, fueron inspirados por el Espíritu de Dios y escrito por los hombres guiados por Dios. Pero su mandamiento primario, su revelación acerca del único Dios. Cuando el se dio a conocer a su pueblo diciendo: Oye Israel, Jehová tu Dios uno, es. Lo redactó con sus propias manos.

Para el Señor era importante que su pueblo entendiera cabalmente quién era el, y de igual modo hizo posteriormente con toda la humanidad. Por eso dice en el libro de Hebreos 1:1-2 Dios habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo y por quien así mismo hizo el universo.

Era demasiado importante que los hombres conocieran, quién era Dios, y cual era su propósito, cual su voluntad, y que responsabilidad tenía el hombre respecto al creador. Por eso se tomo la delicadeza de hablar a sus criaturas muchas veces y de muchas maneras. Lástima que muchos no han prestado atención a este escrito de Dios

EL RICO EN EL INFIERNO: Cuando el rico se encontró en el infierno, pidió al padre Abrahán, envía a Lázaro a mis hermanos, para que ellos no vengan a este lugar de tormento, y Abrahán le respondió, tienen a los profetas, sus escritos, a ellos deberán oír.

CUANTO SE HA OCUPADO DIOS PARA QUE EL HOMBRE DE HOY LO CONOZCA.

Jesús dijo a sus oyentes, escudriñad las escrituras, porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna, y ellas son las que dan testimonio de mi.

LA BIBLIA EL LIBRO MAS VENDIDO

Y este libro que da testimonio del mismo Dios y de su obra redentora, es el libro más vendido y el de mayor distribución, y se tradujo en forma completa a 422 idiomas y dialectos. Se estima que entre los años 1815 y 1975 se vendieron alrededor de 2,5 mil millones de unidades y se han traducido fragmentos de ella a 2.123 idiomas.

Tenemos la voluntad de Dios traducido a dialectos, los indígenas de varias partes del mundo tienen en sus manos la revelación de Dios. Para que el hombre no tenga la excusa de decir en el día del juicio, yo nunca escuché, o nunca conocí que tu voluntad estuviera escrita y al alcance de la humanidad. El Dr. Carey misionero en la India se encargó que la Biblia estuviera escrita en el idioma Bengalí. Hoy tenemos la Biblia escrita en guaraní, y de esta forma alrededor del mundo se encuentran porciones registradas en los diferentes idiomas.

Un hombre convertido, compadecido por los isleños, arrojaba desde su avioneta, folletos envueltos en plástico, para que los pobladores de la rivera conociesen a Jesús.

ABRAHÁN EL RESPONDIÓ. “ a Moisés y los profetas tienen, óiganlos”

Pero también la Biblia nos revela que hubo otra ocasión cuando el dedo de Dios comenzó a escribir en la arenosa playa del mar de Galilea, cuenta en el evangelio de Juan cap.

II EL DEDO DE DIOS ESCRIBIENDO PARA DAR A CONOCER SU MISERICORDIA

Dice Juan 8:6 que mientras los fariseos y escribas acusaban a la mujer adultera, y presionaban para que Cristo respondiera a sus interrogantes. El inclinándose de nuevo hacia el suelo, escribía en tierra con el dedo.

NO SE REVELA el contenido de aquella singular escritura en las arenas de las playas de Galilea, pero si lugar a dudas nos deja traslucir la esencia de lo que gobernaba el ambiente en esos momentos, LA MISERICORDIA DE DIOS.

Aquella mujer había sido sorprendida en el mismo acto del adulterio, un pecado que en ese entonces no admitía ninguna dilación respecto a lo que se debía hacer. Era simplemente tomar las piedras y comenzar a ejecutar la sentencia.

Pero también fueron sorprendidos sus acusadores, ellos también estaban en falta, tenían el corazón cargado de una inmensidad de pecados. No solo pecados de adulterio, sino de orgullo, de vanidad, de mentiras, de faltas disfrazadas de piedad. De falsa religiosidad. Si aquellos hombres no estaban frente a un hombre común, sino ante el mismo Dios hecho carne, quien conocía el interior de cada uno de ellos. Dice la Biblia que llegará el día cuando Dios juzgue a los hombres por los secretos de su corazón.

Pero EL ESCRITO EN LA PLAYA, ERA sobre una melodía no conocida, Dios que es grande en misericordia, por su gran amor con que nos amó, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.

Pero nuestra lectura del día de hoy, nos relata el escrito único y soberano del dedo de Dios, cuando enuncia su juicio sobre el andar del hombre que ha tomado la determinación de andar lejos de el.

III EL DEDO DE DIOS PARA DAR A CONOCER SU JUICIO

En estos tres registros de lo escrito por la mano de Dios tiene un común denominador, el cual es el dar a conocer al hombre la voluntad de Dios, sus pensamientos, lo que su corazón ha determinado.

1.- La primera vez escribió para dar a conocer las leyes del cielo, y que como soberano Dios y rey hará cumplir tanto en los cielos como en la tierra.

2.- El segundo ejemplo. Fue cuando Jesucristo escribiendo en la arena de las playas de Galilea, estaba dando a conocer a sus circunstanciales oyentes, lo que la misericordia de Dios estaba permitiendo hasta ese entonces. Que aun siendo sorprendida en el mismo acto del pecado. El pecador tenía la oportunidad de salvarse por el gran amor y paciencia de Dios

3.- Pero este tercer suceso de escritura del dedo de Dios, también tiene relación con su mandamiento. Porque dice en el vs. 22 de Daniel 5: y tú su hijo Belsasar, no has humillado tu corazón sabiendo todo esto, sino que contra el Señor del cielo te has ensoberbecido.

El dedo de Dios escribiendo el juicio sobre un corazón que se ha negado tener en cuenta a Dios y a su mandamiento. Y por el contrario, ha tomado la decisión abiertamente de inclinar su corazón a otros dioses que lo nombra aquí las escrituras. El rey Belsasar Estaba adorando a dioses, hechos por la mano del hombre en 6 diferentes elementos: oro, plata, bronce, hierro, piedra y madera. Toda la gama de dioses que hasta el día de hoy gobierna el corazón y atención de la humanidad. El oro, dios de la riqueza y la fama. La plata el dios de la sabiduría y el conocimiento. El bronce el dios de la gloria del triunfo en toda competencia humana. El dios del hierro, es la soberbia de la fuerza, el poder bélico, la grandeza de lo imponente. El dios de piedra, dioses insensibles de un corazón duro dedicado solo al trabajo, representando a un corazón frío, cuyo latir es solo por lo temporal, y el dios de madera, aquello que no es perdurable, se refiere a los placeres temporales.

Si el dedo de Dios tuviera que escribir tu vida, que letras debería colocar. Que frases debería decir, cual sería su contenido.

Bien buen siervo? O no os conozco?

Dr. Rubén Díaz Jure de meditaciones cristianas/ email: diazjure@hotmail.com

Posted in: Meditaciones