Alabanza

Posted on 9 junio, 2008 por

0


Cómo están mis amigos, dicen las palabras del salmo 65 Tuya oh Dios, es la alabanza en Sión, y a ti se pagarán los votos. Tú oyes la oración; a ti vendrá toda carne. Las iniquidades prevalecen contra mí, pero tú perdonas nuestras rebeliones. Bienaventurado el que tú escojas y atraigas a ti para que habite en tus atrios. Seremos saciados del bien de tu Casa, de tu santo templo.

Sión es uno de los lugares mas elevados de las colinas donde se encuentra asentada la ciudad de Jerusalén, en el antiguo testamento era conocido como la ciudad de David, porque fue el quien la conquistó, fue en Sión donde se llevó el arca de Jehová y estuvo allí por mucho tiempo, Sión es sinónimo de la presencia del Dios de Israel, y dice el salmista en su escrito:

Tuya oh Dios es la alabanza en Sión, en otras palabras estaba diciendo que venir a Sión y no alabar a Dios es un despropósito, venir al lugar donde la presencia de Dios es sentida y no adorarle es un desatino muy grande, y completa el pensamiento del poeta cuando dice: a ti se pagarán los votos, no era adecuado acudir ante la presencia del Dios de los cielos viniendo con las manos vacías, es una descortesía saber que Dios está presente y no rendirle una ofrenda, cuando en cierta ocasión en casa de un fariseo llamado Simón, ofrecía a Jesús un banquete en su honor, aunque parezca un absurdo fue descortés con el. No le ofreció agua para lavar sus pies, tampoco le dio un beso de bienvenida como era costumbre en oriente. Pero una mujer publica, cargada de pecados, al saber que Jesús estaba en la casa del fariseo, se animó a entrar, es probable que lo haya hecho con mucho temor, porque sabía que podía ser echada de allí, pero haciéndose de coraje, se arrimó a quien ella consideraba mas que un maestro, entendía que era el mismo Dios encarnado, que podía ofrecer a Dios una mujer en esa condición, se sentía tan manchada por la vida de pecado que llevaba, se consideraba tan pobre e incapaz de ofrendar algo que valiera la pena al Señor, de modo que comenzó a ofrendarle sus lagrimas, lagrimas que provenían de un corazón arrepentido por el desatino de su vida, llanto de dolor por su vida destrozada, y como las lagrimas fueron tantas, empezó a besar sus pies, y finalmente extrajo un frasco de perfume y derramó sobre sus pies y los perfumó, era su ofrenda a Dios, tuya oh Dios es la alabanza en Sión, a ti se pagarán los votos.

Eran irreverente para el salmista estar en la presencia de Dios y no alabarle. Mi amable oyente, cuantas veces acudimos a la presencia de Dios y guardamos silencio, cuantas veces sentimos que el Señor esta en el recinto y no le reverenciamos, dice la Biblia que el esta en todo lugar donde se invoque su nombre, si tu hogar le pertenece, si tu corazón le pertenece, si tu familia le pertenece, aparta un tiempo para el, un sitio de tu vivienda separa para el, y de rodillas alábale de todo corazón, como dice el salmista el es quien perdona todas tus iniquidades, quien sana todas tus dolencias, el que saca del hoyo tu vida, y te corona de favores. Bendice alma mía a Jehová. Caminemos este día tomados de la mano de Dios

Posted in: General