La Adopcion

Posted on 21 octubre, 2008 por

0


Cómo están mis amigos, quien les habla Rubén Díaz en un nuevo encuentro del programa radial Meditaciones Cristianas: Hoy Quisiera hablarles acerca del alcance que tiene la palabra adopción en la Biblia y para ello voy a leerles lo que encontramos en un pasaje de las escrituras en el libro de Efesios cap. 1 donde dice: en amor, habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad. El término adopción cuando proviene de parte de Dios reviste un significado muy superior a lo que habitualmente conocemos o aplicamos entre los seres humanos. Hoy día prevalece la idea generalizada del concepto de adopción, como una actitud benevolente y piadosa de alguien que se hace cargo de amparar a criaturas abandonadas por sus padres, concediéndoles el privilegio de tener el calor de un hogar y la dignidad de un apellido.

Pero cuando la adopción se encuentra sostenida por Dios, el significado es totalmente diferente. Porque es infinitamente superior, Pues la adopción por parte de Dios implica el pago de un alto precio para obtener dicha adopción. Y el precio que el pagó, como hemos leído en nuestro pasaje, ha sido la vida de su propio Hijo y con una muerte cruenta como ha sido la cruz del calvario. Comprar nuestras vidas de esa forma no lo pudo eludir, no pudo obviar, porque sencillamente pesaba sobre cada uno de nosotros la pena de muerte, porque la ley de Dios dice. Porque la paga del pecado es muerte. Pero Cuando una persona confía que ese sacrificio hecho por el Hijo de Dios ha sido suficiente para otorgarle el perdón de todos sus pecados y la vida eterna. Esa persona Pasa a formar parte de la familia de Dios. Lo respalda la Biblia cuando dice: Y a todos los que le recibieron a los que creen en su nombre les dio potestad de ser hechos hijos de Dios.

Es decir que a partir de allí, Dios recibe como hijo y EL pasa a ser su padre, un Padre lleno de amor y de misericordia, alguno se preguntará quizás porque resalto esto de: un padre de amor y misericordia? Pues solo su amor hizo posible aceptar en su familia, en su mesa, en su hogar a personas que anteriormente estaban perdidas. Extraviadas en el vicio. En borracheras. En la inmoralidad, en fraudes y mentiras. Y a estas personas que en su vida pasada practicaban tales cosas ahora los llama HIJOS. Esta es una adopción efectuada una sola vez, para nunca más ser anulada. Digo esto porque a veces escuchamos testimonios de personas que se arrepienten de haber adoptado hijos. Tal vez porque tales hijos no supieron corresponder el amor recibido de sus padres adoptivos, porque luego de crecer y llegar a la adolescencia se han declarado enemigos de quienes le demostraron tanto amor. Pero en la adopción que Dios realiza en Cristo Jesús, Nada ni nadie podrá separarnos de ese amor y de ese lazo filial. Ni la muerte, ni la vida. Ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo porvenir, ni lo alto ni lo profundo ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios que es en Cristo Jesús lo dice la Biblia.

Mi amable escucha, tal vez ahora puedas apreciar mejor el alcance de la palabra adopción. Y deseo que veas en ella el más sincero y puro amor de Dios hacia tu vida y que por un acto de fe aceptes al señor Jesucristo en tu corazón. El es el regalo de Dios para nosotros. El es la expresión más grande del amor de Dios. Porque de tal manera amó Dios al mundo que ha dado a su hijo unigénito para que todo aquel que en él cree no se pierda mas tenga vida eterna. Caminemos este día tomados de la mano de Dios.

Si deseas recibir alguna orientación espiritual o estudiar la Biblia en tu casa, estamos ofreciendo el curso Bíblico por correspondencia que puedes solicitar llamando al teléfono 447726 o escribiendo al correo electrónico diazjure@hotmail.com y con mucho gusto te vamos a responder, esperando que el programa haya sido de ayuda espiritual para tu vida, me despido hasta un nuevo encuentro. Y que Dios te bendiga

About these ads
Etiquetado: , ,
Posted in: Meditaciones